Jueves, 23 de Noviembre, 2017
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PUERTO RICO
Nuevo gobernador pro estadidad
Noticias Aliadas
16/11/2016
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Ricardo Rosselló, del Partido Nuevo Progresista, a favor que isla se convierta en estado de EEUU.

Puerto Rico acudió a votar el 8 de noviembre, el mismo día que fue elegido el próximo presidente de EEUU, el magnate republicano Donald Trump. Unos 2.9 millones de puertorriqueños fueron convocados para elegir al nuevo gobernador, su representante ante Washington (sin derecho a voto), legisladores y alcaldes para un mandato de cuatro años, pero sólo 55% asistió a las urnas.

Ricardo Rosselló, del Partido Nuevo Progresista (PNP), favorable a la estadidad, o anexión, logró 42% de los votos. En segundo lugar quedó David Bernier, del Partido Popular Democrático (PPD), que apoya mantener el actual estatus de estado libre asociado, con 39%.

Rosselló, hijo de Pedro Rosselló que gobernó la isla entre 1993 y el 2001, defiende la incorporación de Puerto Rico como un estado más de EEUU. Reemplazará a Alejandro García Padilla, del PPD, quien no postuló a la reelección.

“Hoy comenzó la ruta hacia la transición de tener la igualdad plena que solamente nos otorga la estadidad”, dijo Rosselló al agradecer su triunfo.

Además de Rosselló y Benier, otros cuatro candidatos participaron en los comicios: María Lourdes Santiago, del Partido Independentista Puertorriqueño, Rafael Bernabé, del Partido del Pueblo Trabajador, y los independientes Alexandra Lúgaro y Manuel Cidre.

Las elecciones se realizaron en medio de una crisis económica que incluye una deuda pública que supera los US$70 millardos. A decir de expertos, el origen de la deuda es la categoría de estado libre asociado que posee la isla desde 1952, que no le permite tener autonomía económica.

El 30 de junio, el presidente estadounidense Barack Obama aprobó la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica para Puerto Rico, o Ley Promesa (Puerto Rico Oversight Management and Economic Stability Act), que, según García Padilla, brinda “el marco legal necesario para reestructurar la deuda pública, estabilizar su situación fiscal y proteger a los puertorriqueños de las demandas de acreedores”.

La ley incluye una junta de control fiscal nombrada por el presidente Obama y cuyos siete integrantes no fueron escogidos ni recomendados por el pueblo puertorriqueño, cuentan con inmunidad legal, poseen poder de veto sobre leyes decretadas por el gobierno puertorriqueño, capacidad de imponer un plan fiscal al gobierno local y aprobar normas que puedan tener un impacto fiscal, entre otras atribuciones.

Voto restringido
Puerto Rico es territorio estadounidense desde 1898 bajo el estatus de estado libre asociado. Tiene su propia Constitución y si bien posee cierto grado de autonomía, es dependiente del gobierno federal en aspectos como defensa, moneda, migración y aduanas, entre otros.

Aunque una ley de 1917 concedió la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, estableció que el Congreso de EEUU está por encima del Legislativo de Puerto Rico y los excluyó de votar por presidente y legisladores.

El triunfo de Trump, quien asumirá la presidencia de EEUU el 20 de enero del 2017, es una incógnita para Puerto Rico. Aunque en mayo el magnate estadounidense declaró a la prensa que de ganar no otorgaría un salvataje económico a la isla, Roselló anunció que en sus primeros 100 días como gobernador desarrollará un plan económico más efectivo y eficiente que permita “sentar la pauta para nuevamente entrar en los mercados y desarrollar nuestra economía y poder garantizar inversión en Puerto Rico”.

“Nosotros queremos un gobierno para todos los puertorriqueños”, declaró Rosselló, agregando que “la plataforma del Partido Republicano en términos de Puerto Rico es muy favorable. A Trump le toca cumplir con su programa de gobierno que incluye validar la transición de Puerto Rico hacia el estado 51 de la nación norteamericana”.

“Teniendo una Cámara de Representantes republicana, un Senado republicano y una presidencia republicana, no hay excusas para no hacer valer el programa de gobierno del Partido Republicano”, agregó Rosselló.

Trump manifestó durante la campaña que Puerto Rico debe tener derecho a elegir su propio estatus político y se comprometió a garantizar que se respete la voluntad del pueblo, incluida la estadidad.

En una consulta no vinculante realizada el 7 de noviembre del 2012, un 61% de los votantes se pronunció a favor de la estadidad.

Para Rosselló, impedir que los 3.5 millones de puertorriqueños residentes en la isla voten por presidente y que no cuenten con representación en el Congreso estadounidense, los priva de ejercer sus derechos. —Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.