Domingo, 28 de Mayo, 2017
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PERÚ
Derrame de petróleo afecta a comunidades indígenas
Noticias Aliadas
09/03/2016
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

En riesgo sobrevivencia de poblaciones nativas y flora y fauna de la Amazonia.

Recién un mes después que se produjera un segundo derrame de petróleo en el nororiente del Perú, el gobierno declaró en estado de emergencia 16 comunidades nativas en el distrito de Morona, departamento de Loreto. La rotura de una tubería del ramal norte del Oleoducto Norperuano, de propiedad de la petrolera estatal Petroperú, causó el derrame de más de 3,000 barriles de petróleo en dos eventos ocurridos el 25 de enero y 3 de febrero que contaminaron los ríos Chiriaco y Morona, afluentes del río Marañón, uno de los tributarios más importantes del Amazonas.

El ministro del Ambiente Manuel Pulgar Vidal responsabilizó de los derrames al deterioro del oleoducto a la vez que anunció que se impondrá a la empresa una multa de 59.2 millones de soles (US$17 millones). Desde el 2011 se han registrado unas 20 emergencias debido a fallas en el oleoducto.

No obstante, los pueblos indígenas han reclamado que, más allá de la multa que imponga el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) a Petroperú, el Estado entregue una reparación civil a las comunidades afectadas.

“Entre ellos se van a multar. ¿De qué la van a multar? ¿Acaso ellos [OEFA] van a sufrir el daño? A quienes le han hecho daño son a los que viven allá, les han daño sus cultivos, sus quebradas, su hábitat”, dijo Marcial Mudarra, presidente de la Coordinadora Regional de los Pueblos Indígenas de San Lorenzo (CORPI), una de las zonas afectadas por el derrame.

El oleoducto, que transporta el petróleo extraído de la región amazónica peruana a lo largo de 854 km hasta la terminal de Bayóvar, en la costa norte, fue construido en los años 70.

Germán Velásquez, presidente de Petroperú, aseguró que la empresa activó de inmediato su plan de contingencia.

“He verificado que se estén llevando a cabo las labores de reparación de la avería mediante un proceso tecnológico especializado y sistematizado que tiene en cuenta lo agreste de la zona y las adversas condiciones climáticas que se registran”, declaró.

Remediación insuficiente
Según Velásquez, se está aplicando el protocolo para este tipo de situaciones que consta en que personal especializado “coloca una grapa en el punto de ruptura a fin de evitar que continúe saliendo petróleo. Una vez colocada la grapa se empieza a trabajar consolidando el petróleo derramado en barreras de contención. Una vez ya confinado en ‘piscinas artificiales’ que se crean para confinar el petróleo, se procede a la recolección”.

Sin embargo, Edwin Montenegro, presidente de la Organización Regional de Pueblos Indígenas de la Amazonia Norte (ORPIAN), denunció ante la prensa que Petroperú ofreció 10 soles ($2.8) a los habitantes de la zona por cada balde de petróleo recogido.

“Un total de 200 personas se encuentran trabajando, entre ellas niños que no se dan cuenta de lo tóxico que es el petróleo para sus cuerpos”, dijo. “Petroperú está más preocupada en recuperar el petróleo perdido que en limpiar la zona afectada y brindar asistencia a las comunidades que ahora ven contaminada su principal fuente de agua”.

Reportes del Ministerio de Salud señalan que 120 niños y 490 adultos estuvieron en contacto con el petróleo y muchos de ellos han reportado dolores de cabeza, vómitos, diarrea e irritación a la piel.

Los derrames también han puesto en riesgo los medios de vida de las comunidades. Montenegro indicó que las comunidades cercanas a los ríos “venden sus plátanos. Ahora están totalmente dañados, ¿dónde los van a vender? Nadie va a querer comprar plátano ahí. Está todo contaminado”.

La revista Scientific American alertó que “los derrames también podrían empeorar la situación en que se encuentran varias áreas protegidas que han sido contaminadas con petróleo en años recientes, como la reserva natural Pacaya Samiria, una de las más grandes del Perú. A pesar de su estatus, las actividades extractivas en el país sudamericano sólo están prohibidas en los parques nacionales, la más alta categoría de protección”.

El 1 de marzo, Petroperú informó que ha contratado a la compañía finlandesa Larsen Marine Oil Recovery para remediar los derrames de petróleo. De acuerdo con Pulgar Vidal, restaurar la flora y fauna de las zonas afectadas demorará un año.

Tony Mori, botánico peruano especialista en flora y vegetación amazónica, considera que los trabajos de remediación no serán suficientes para revertir el daño.

“Situaciones como esta tienden a destruir paisajes naturales por completo y alterar procesos básicos en la plantas, lo cual afecta a la fauna que depende de ella como fuente de alimento”, dijo a Scientific American. —Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 3025 / (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.