Sᢡdo, 18 de Noviembre, 2017
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
COLOMBIA
“Nada está acordado hasta que todo esté acordado”
Susan Abad
09/10/2014
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Tres de los cinco puntos de agenda de negociaciones de paz entre gobierno y FARC ya han sido aprobados.

“La circulación de versiones y rumores” que pretendían “desinformar y crear desconfianza” entre los colombianos fue —a decir del jefe negociador del gobierno Humberto de la Calle— la razón que impulsó, a fines del mes pasado, al presidente Juan Manuel Santos a revelar los acuerdos a los que se ha llegado en los diálogos de paz que desarrollan en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) desde noviembre del 2012.

“Ha habido filtraciones de los acuerdos que han contribuido a confundir aún más a la opinión”, denunció De La Calle, añadiendo que por eso decidieron “coger el toro por los cuernos” para que los colombianos “comparen lo que hemos informado con los textos auténticos que hoy entregamos y que comprendan la totalidad de lo pactado. Verán que hemos informado lealmente. Deberán concluir que no hay nada oculto”.

De esta forma, las 65 páginas que contienen lo pactado en tres de los cinco temas de la agenda: agro, participación política y drogas ilícitas, fueron relevados de su confidencialidad inscrita desde sus inicios en el llamado “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”.

En el primer punto denominado “Hacia un nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral” destaca la creación de un fondo de tierras para distribuirlas de forma gratuita a aquellos campesinos que, o no tienen tierra o les son insuficientes. El gobierno facilitaría a los beneficiarios créditos, asistencia técnica y apoyo para la comercialización. Paralelamente, se actualizará el catastro para propiciar que quien más tenga más pague.

También se acuerda la protección del medio ambiente y programas especiales de desarrollo territorial. “Se trata de reconstruir las regiones más afectadas por el conflicto y la pobreza que transformen esos territorios, garanticen derechos y faciliten la reconciliación”, dijo el jefe negociador.

Asimismo, se pacta la creación de un sistema especial de seguridad alimentaria y nutricional, para lo cual se fortalecerán los mercados locales y regionales, así como programas especiales contra el hambre.

Apertura democrática
En lo que respecta a la “Participación Ciudadana para Consolidar la Paz”, las partes esperan el surgimiento de una nueva apertura democrática, basada en la creación de nuevos partidos políticos que no dependan de la obtención de un umbral —que en la actualidad es de 3% de los votos válidos— para conservar su personería jurídica.

Para permitir que las zonas más afectadas por el conflicto armado tengan mayor representación en el Congreso, se establece la creación de Circunscripciones Especiales Transitorias de Paz. Además se creará una Ley de Garantías para fortalecer la transparencia del sistema electoral y promoción de la tolerancia en el ejercicio político.

Destaca en este segundo acuerdo la búsqueda de que “nadie nunca más utilice las armas para promover una causa política”, como dijo De La Calle. Para ello se creará el Estatuto de la Oposición y se establecerá un Sistema Integral de Seguridad para el ejercicio de la política, que garantizaría a quienes dejen las armas, a líderes de movimientos sociales y defensores de derechos humanos, de que no serán objeto de la violencia una vez se reincorporen a la sociedad civil.

En el tema de drogas ilícitas destaca la puesta en marcha de un Programa de Sustitución de Cultivos Ilícitos y Desarrollo Alternativo y el compromiso en la prevención y tratamiento del consumo de drogas. También se acordó una estrategia para ampliar la lucha contra el crimen organizado que tiene nexos con el narcotráfico. Las FARC por su parte se comprometieron a poner fin a cualquier relación con el narcotráfico que “se hubiese presentado”.

Lo extenso de los acuerdos ha generado que analistas y partidos políticos se tomen su tiempo para estudiarlos. Sin embargo, aclarando que sólo ha realizado una rápida revisión, la experta en Ciencias Políticas Martha Parra comentó con Noticias Aliadas que, “los textos en general coinciden con lo que, a grandes rasgos, informaron los negociadores en mayo y noviembre del 2013 en lo que concierne al agro y la participación política, y en mayo de este año el tema de las drogas ilícitas. No hay nada que indique que se esté llevando al país a un régimen castro-chavista como afirma la oposición”.

Puntos críticos pendientes
El expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), adelantó también su opinión y asegura que para reparar a los campesinos sin tierras bastaba con hacer uso de la ley de extinción de dominio y que las primeras emplazadas a devolver tierras son las FARC quienes, afirma, “están entre los principales despojadores de tierra del país”.

El ministro de Agricultura Aurelio Iragorri salió en defensa de los acuerdos y destacó que lo novedoso de lo hasta hoy acordado en el tema agrícola, es que los campesinos recibirán las tierras para generar riqueza y que no pase lo mismo que en otras épocas que quedaron improductivas y fueron aprovechadas por el narcotráfico. Destacó el compromiso de formalizar las tierras y reveló que en Colombia hay 4 millones de predios y sólo el 21% de estos tienen escrituras. Añadió la importancia del impulso a la seguridad alimentaria y la búsqueda de la autosuficiencia del país en este tema.

Parra precisa que “en cierta manera estos son pre acuerdos” y recuerda que los negociadores siguen sosteniendo que “nada está cordado hasta que todo esté acordado”. Asegura que, además de dos temas de la agenda —reparación de víctimas y dejación de armas—, “faltan los puntos críticos: ¿Devolverán tierras las FARC? ¿Pagarán los guerrilleros penas en cárceles? ¿Podrán ser congresistas los guerrilleros responsables de secuestros, asesinatos y masacres? ¿Terminarán extraditados algunos guerrilleros? El verdadero pulso aún está por darse”. —Noticias Aliadas.


Compartir

Negociadores del gobierno y las FARC debaten en La Habana. (Foto: Oficina del Alto Comisionado para la Paz)
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.