Sᢡdo, 18 de Noviembre, 2017
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
BELICE / GUATEMALA
Acuerdo comercial pese a disputa territorial
Latin America Data Base
30/06/2005
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Mientras conflicto se vuelve agrio, fructifica pacto comercial.

El canciller guatemalteco Jorge Briz ha acusado a Belice de asumir una postura "intransigente" en su esfuerzo por resolver una disputa fronteriza cuya historia data de mucho antes de la independencia de esa nación en 1981.

Briz cuestionó el último intento de Belice de instalar mecanismos de seguridad en la frontera mientras ambos países estaban a punto de finalizar un acuerdo comercial mutuo. En este caso, sin embargo, la intransigencia es un camino de doble sentido. Guatemala no llegó a someter a referendo en el 2002 un acuerdo cuya ratificación hubiera puesto fin a la disputa.

Tomando como justificación ese intento de resolución abortado, el ministro de Relaciones Exteriores de Belice, Assad Shoman, envió a fines de mayo una misiva a Luigi Einaudi, entonces secretario general interino de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que acusa a Guatemala de tratar de aplazar indefinidamente la resolución del conflicto. Belice quisiera ver terminada la disputa fronteriza y también que su país deje de vivir a la sombra del histórico reclamo guatemalteco sobre la mitad del territorio beliceño.

Briz niega que su país le esté dando largas al asunto, y devolvió la acusación. "Guatemala ha seguido un proceso sin cambiar para nada su reclamo. Si no se ha avanzado es por culpa de Belice", dijo Briz, y añadió que ha solicitado una entrevista con el flamante secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, para conversar sobre el tema.

Reclamo territorial

Cuando las negociaciones con Guatemala iban por buen camino entre los años 2000 y 2002, Belice reunió un panel de consultores jurídicos internacionales para evaluar el reclamo territorial de su vecino. En enero del 2002, el panel emitió un informe de 98 páginas titulado "Opinión legal sobre el reclamo territorial de Guatemala a Belice". La primera parte del documento empezaba diciendo: "Se nos ha solicitado considerar si Guatemala puede cuestionar con validez la soberanía de Belice sobre la totalidad o parte de su territorio. Podemos exponer nuestra conclusión inmediatamente: la respuesta es ‘No’".

Tras el fracaso de hecho de la solución negociada por la OEA en el 2002, el primer ministro belicense Said Musa reconvino recientemente a Guatemala por rechazarla, y dijo que podría llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) si no llega a buen término una ronda de conversaciones que debe producirse durante los próximos dos meses.

"Podemos vernos obligados a acudir a la corte internacional, y creemos que tenemos un caso muy sólido", dijo Musa en una reunión en mayo de la Comunidad Caribeña de Naciones (CARICOM) en Guyana.

El gobierno guatemalteco es plenamente consciente de que la reivindicación de la mitad

de los 22,792 km² de territorio de Belice está profundamente arraigada en la psiquis nacional. El ex presidente Jorge Serrano (1991-93), antes de huir al exilio tras su frustrado autogolpe de Estado, enfrentó enormes protestas populares por sólo sugerir el reconocimiento de Belice.

Serrano normalizó relaciones entre los dos países en setiembre de 1991. En agosto de ese año, reconoció el derecho de Belice a la autodeterminación y expresó su voluntad de arreglar la disputa, pero no abandonó el reclamo territorial guatemalteco.

A cambio, Musa hizo aprobar legislación que concede a Guatemala acceso a aguas internacionales en su costa caribeña. Musa dijo luego que la concesión, muy necesitada por Guatemala para sus embarques portuarios, fue un acto de buena fe para promover la resolución de la disputa. Sin embargo, tras la destitución de Serrano, el presidente Ramiro de León Carpio (1993-96) retiró lo que Serrano había concedido.

Ahora, Musa está amenazando por segunda vez con recurrir a la CIJ por una solución final, pero el gobierno beliceño puede enfrentar un gran obstáculo. Briz replicó que si Guatemala se niega a acudir a la corte, Belice no podría presentar el caso unilateralmente.

Mientras Guatemala y Belice siguen mirándose con recelo por su no resuelta disputa territorial, las autoridades comerciales y el sector privado de ambos países están a punto de cimentar un acuerdo comercial.

Acuerdo de Alcance Parcial

Los productores guatemaltecos de alimento animal, hierro, acero y plástico buscan exportar sus mercancías a Belice sin restricciones bajo un Acuerdo de Alcance Parcial (AAP).

El AAP no es un tratado de libre comercio, pero eliminará aranceles en una lista de unos 1,300 productos, a diferencia del tratado de libre comercio que Guatemala negoció y ratificó con EEUU, que elimina estas barreras a más de 6,000 productos. Sin embargo, este tratado, el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y América Central + República Dominicana (TLCAC+RD), todavía no ha sido ratificado por EEUU, y por consiguiente no está en vigor.

Se espera que los términos del AAP, cuyas negociaciones se inicaron en febrero, sean favorables para Guatemala, cuyo banco central, el Banco de Guatemala, ha informado que el país exportó $33 millones en bienes a Belice e importó $27 millones. Las importaciones beliceñas fueron principalmente derivados del petróleo, artefactos eléctricos, chatarra, hierro y acero de construcción, químicos, fertilizantes y otros insumos agrícolas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.